ECOS DE USUARIOS: FIN DE SEMANA EN PAMPLONA

Apdema; Fin de semana en Pamplona

Alcanzar la plena autonomía es una meta que se alcanza paso a paso. Y nuestras usuarias y usuarios lo demuestran cada día. Un ejemplo de ello es la iniciativa “Vacaciones a nuestro aire”, actividad que muchas de nuestras chicas y chicos vienen haciendo desde hace años de forma totalmente autónoma.

En este caso, aunque sólo se trata de una escapada de tres días, os dejamos con el relato de Julia, Pedro y Josean sobre su visita a Pamplona.

El año pasado fuimos con Baroja un domingo a Pamplona ya que él fue a ver un partido de futbol y de paso se cogió la camiseta que había encargado. A partir de ese día decidimos que teníamos que volver con más calma. Como Pedro libró los días 1, 2 y 3 de Mayo del 2015 vinimos Julia y Pedro pero nos supo a poco y por eso hemos repetido.

En enero cuando le dieron el calendario del trabajo a Baroja empezamos a planear este fin de semana.

Nos encontramos con Baroja en la estación de tren porque nos íbamos a Pamplona para pasar el fin de semana del 1, 2 y 3 de Abril del 2016 ya que Baroja se había cogido fiesta y quería estar tres días en dicho lugar.

Nosotros siempre le hemos llamado Baroja ya que lo conocemos desde que compartimos unos cuantos turnos de colonias.

Vino el chico que te ayuda, nos dejó la silla colocada y a mí sentada en el asiento y se bajó del tren que se puso en marcha, y a Pamplona. Llegamos a la estación de Pamplona y aprovechamos para desayunar tranquilos y como Baroja sabía que el autobús número 9 nos dejaba cerca del hotel pues lo cogimos.

Llegamos al hotel y dejamos las cosas, eso sí Baroja alucinó con la habitación que le tocó, después empezamos a caminar por la zona del hotel hasta llegar al casco viejo. Comimos allí y a la tarde fuimos al planetario.

El planetario me gustó, pero no nos enteramos de la mitad porque hablan en un lenguaje muy científico, creemos que deberían adaptar algunas de las explicaciones para que nos enteremos todos.

Luego estuvimos sacando fotos en el estanque que hay cercano. Baroja no había estado nunca y le gustó mucho. Más tarde cogimos el autobús que nos llevó al Corte Inglés, porque Baroja necesitaba alguna cosa que se le había olvidado. Como ya era un poco de noche cenamos por ahí y nos fuimos al hotel a descansar y a dormir.

El Sábado desayunamos y nos fuimos a ver el hotel Leire, pero en la plaza del Castillo estaban celebrando el día mundial del Autismo y estaba a rebosar de gente. No sé como estaría antes decorado el hotel       Leire, pero ahora está todo muy moderno. Me gusta más el Tres Reyes que estábamos.

Después nos fuimos a la plaza de toros y luego estuvimos andando por unos lugares que Baroja no conocía y yo creía que le iba a dar algo, ya que por lo que se ve cuando no sabe donde está se pone muy mal, yo pasé un poco de miedo por él.

Ya por fin salimos a un lugar donde lo conocía y ya fuimos a comer a base de picoteo y cañas. El postre lo tomamos en un lugar que Pedro y yo conocíamos del año pasado y que hacen unos postres muy ricos.

Durante ese rato llovió, pero luego le llevamos a los jardines de la Taconera y las Murallas que están todo junto. A Baroja le llamó la atención que durante todas las veces que él había estado, nunca supo que allí había animales como Pavos Reales, Ciervos o en este caso eran Ciervas muy guapas y jóvenes o a lo mejor eran chicos muy jóvenes no lo sé, gallos y gallinas y otras aves muy peculiares.

Fuera de la capilla de San Fermín había una boda y como habían tirado arroz las palomas se dieron un buen banquete. Pedro y Baroja sacaron fotos de algunos animales y como teníamos sed tomamos algo. Luego nos fuimos al hotel y nos pusimos guapos para bajar a cenar, ya que nos entraba una cena. Por cierto, lo que yo cené de primero nunca lo había comido y es Ensalada de Naranja con Bacalao y menta; los tres en la boca sabían de maravilla y Bacalao con unas cosas muy ricas y de postre un bizcocho muy rico. El vino blanco era buenísimo. No puedo poner lo que cenaron los chicos porque no me acuerdo y ellos tampoco. Después nos fuimos a la habitación a descansar.

El domingo desayunamos y bajamos la bolsa al cuarto que tienen para ello, y nos fuimos por ahí con tan buena suerte que encontramos el frontón, cosa que a Baroja le hizo mucha ilusión, y a mí me gustó lo que ponía afuera en la placa y es que los primeros en jugar a pelota fueron los reyes en el siglo XIV, luego los Clérigos con el pueblo llano. No teníamos ni idea de donde procedía dicho deporte.

Pedro le contó a Baroja que él había jugado mucho y yo les conté que varios compañeros del colegio habían sido grandes campeones de este deporte.

Más tarde comimos y luego fuimos a por las bolsas al hotel, cogimos el urbano 9 que nos dejó en Renfe, luego nos dijeron que el tren venía a las 20:35h en vez de a las 20:10h, así que nos tocaba esperar media hora más.

Llegamos a Vitoria y nos despedimos cada uno a su casa. Muy contentos y felices.

Baroja, Julia, Pedro

Añade un comentario

requerido*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR