ÉXITO DE PARTICIPACIÓN EN EL CURSO DE INICIACIÓN AL KIN-BALL

Curso de iniciación al Kin-Ball

Como os informábamos el mes pasado, la Agrupación Deportiva APDEMA Kirol Elkartea organizó el pasado sábado un curso de Iniciación al deporte del Kin-Ball junto a la Asociación Kokuk.

La jornada deportiva fue un éxito de participación, especialmente en lo que a implicación de los participantes se refiere. De hecho, el Servicio de Ocio y Participación Social de APDEMA pretende dar continuidad a esta práctica deportiva en la temporada 2017-2018.

Desde Ecos queremos agradecer a la Asociación Kokuk su acercamiento al mundo de la discapacidad intelectual y por darnos a conocer un deporte que promueve valores tan importantes como la cooperación y el juego limpio.

Os dejamos con la crónica de Elena y Pedro, dos de los entusiastas jugadores de la “tribu del Kin-Ball”.

¡Hola!

Este fin de semana hemos descubierto un nuevo deporte súper divertido que se llama Kin-Ball. Javi y Aitor, de la asociación Kokuk, han venido para explicarnos que es esto del Kin-Ball y a enseñarnos a jugar. Primero hemos hecho una parte teórica para aprender de donde viene éste deporte y cuáles son sus reglas y después nos hemos ido al centro cívico de Aldabe para poder jugar.

El Kin-Ball viene de Canadá y lo inventó un profesor de educación física que quería promover el trabajo en equipo y la deportividad. Se juega con un balón gigante y se forman tres equipos (rosa, gris y negro) de cuatro personas que a través de una estrategia de saque y recepción deben puntuar más que los otros equipos.

Básicamente el equipo que saca debe elegir a que equipo va a atacar (omnikin + color equipo contrario), formar un trípode que sujete el balón, que el cuarto jugador se encargará de lanzar intentando que ese equipo al que se ha llamado no llegue a recogerlo.

En el Kin-ball todo tiene que ver con el trabajo en equipo, la cooperación, el respeto y el juego limpio, desde los colores de los equipos (rosa por la igualdad de género, gris por la ruptura de fronteras y negro por el rechazo al racismo) pasando por la palabra utilizada para avisar al equipo contrario (omnikin significa “toda la tribu”) o las propias normas de funcionamiento que implican la participación de todo el equipo en cada jugada y puntúan de manera favorable el juego limpio y el respeto.

A nosotros nos ha encantado y desde luego el curso que viene Pedro, que este año ya ha participado en la actividad municipal del centro cívico Hegoalde seguirá, y yo pienso apuntarme.

Un saludo.

Pedro García de Vicuña y Elena Piris.

Añade un comentario

requerido*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR