ECOS DE USUARIOS: JULIA Y LOS ORDENADORES

Apdema; Ecos De Usuarios: Julia Y Los Ordenadores

Afrontar nuevos retos, adquirir nuevos conocimientos, conocer a otras personas… Son muchas las recompensas que nos da abrirse a neuvas experiencias; incluso si hablamos de un simple ordenador.

De eso y de la vida trata el nuevo artículo de Julia Larrauri, que hoy compartimos con todas y todos vosotros.

JULIA Y LOS ORDENADORES

He estado hablando con Amalia y me ha animado para que prepare un escrito contando lo bueno que es el participar en las cosas que hay a nuestro alrededor y no sabemos aprovecharlas.

Llevaba tiempo dándole vueltas al tema de la informática y los ordenadores, pero eso de tener un ordenador en casa me daba un poco de miedo porque no sabía manejarlos y no sabía si iba a poder aprender. Yo ya había probado a usar un ordenador en “Saregune” y me gustó mucho así que mi madre habló con Amalia a ver si de alguna manera, bien apuntándome a un curso o buscando una persona de apoyo podía quitarme la espinita de la informática. Y así aprendí que en los Centros Cívicos hay salas con ordenadores para que la gente los pueda usar. Empecé a ir el 24 de Enero del 2011al Centro Cívico el Pilar que hay un servicio de Informática gratuito y se puede ir cuando se desee. Yo iba con Elena que me ayudaba y me enseñaba todo lo que me interesaba, pero especialmente a escribir y redactar las cosas que he vivido y si dios quiere hacer un libro… Al final el responsable, que se llamaba Gorka, y que no estaba acostumbrado a ver gente como yo se hizo nuestro amigo. Su labor era atender a la gente y decirle el tiempo que tenías que esperar, darte la tarjeta que tiene un tiempo de duración y activarte el ordenador. Al año siguiente por la misma fecha ya había nacido una bonita amistad entre los tres, y a día hoy de las pocas veces que nos vemos nos queremos mucho los tres. Después de dos años yendo casi a diario por fin me atreví a tener un ordenador portátil. Elegí uno portátil porque para mis manos es mucho más fácil de manejar y no me tengo que pelear con el ratón que era lo que más me costaba.

Os animo a todos a que probéis ya que es muy gratificante. Además al ir a sitios donde normalmente no vamos aunque al principio nos miran raro luego se acostumbran y nos saludan y nos hablan como uno más.

Un saludo,

Julia Larrauri Díaz

Añade un comentario

requerido*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR