ECOS DE USUARIOS: “MI QUERIDA SEÑORITA MARTA: UNA GRAN MUJER”

Apdema; Marta López Lorente

La trayectoria vital de Marta López Lorente, histórica directora del primer centro escolar para personas con discapacidad intelectual de Álava, Colegio San José, fue un ejemplo de dedicación y defensa de los derechos de las personas con discapacidad intelectual y sus familias. Además de su relevante labor educacional, fue decisiva en la creación del primer Club de Ocio de APDEMA, así como Delegada Tutelar de varios de nuestros usuarios, tras su jubilación.

Su recuerdo aún pervive en muchas de las personas que tuvieron la suerte de conocerla. Una de ellas es Julia Larrauri, para quien la “Señorita Marta” fue guía y mentora. Os dejamos con su emotivo recuerdo y reconocimiento.

MI QUERIDA SEÑORITA MARTA, UNA GRAN MUJER

Cierro los ojos y te veo por los pasillos, corriendo detrás de algún compañero que se quería ir a la calle y pidiéndole a la portera que cerrase la puerta con llave, ya que muchos de los chavales estaban cansados de estar en las clases y como no les gustaba se le escapaba a las profesoras. Las pobres te pedían ayuda porque no podían con nosotros que éramos muy movidos o también le llamabas al profesor de gimnasia para que te ayudase.

Yo te recuerdo delgada, con el pelo recogido, con gafas, te gustaba llevar perlas tanto de pendientes como de collar, en la foto que me han entregado tus sobrinas estas muy guapa pues se me había olvidado tu cara aunque no todo lo bueno que hiciste y el color azul te favorecía mucho. Y con una enorme paciencia con todo el mundo, ya que al comienzo los padres no tenían ni idea de lo que era su propio hijo porque los médicos tampoco lo sabían. Fuiste una de las primeras personas en incorporar a personas con discapacidad en empresas ordinarias.

Con las profesoras tenías también mucha complicidad y eso cualquiera no lo consigue, y menos una directora que se supone que eres la máxima autoridad. Cuando Ana o María Ángeles te sugirieron la idea de hacer las alfombras con los dibujos de Disney, ya que Ana dibujaba divinamente, nos llegamos a hacer casi todos los personajes y en las exposiciones era lo primero que se vendían a parte de los cuadros hechos con fieltro de colores y los bordes con cordón dorado, rojo, verde y azul. Supiste demostrar que éramos capaces de crear cosas muy bonitas a pesar de ser cómo somos. Ya que nadie apostaba por nosotros.

De Los naipes de siete países se hicieron otros tantos y algunas veces te llamaban para encargarte que hicieras más de todo. Con el dinero comprabas más materiales para seguir haciendo cosas ya que erais muy creativas

Para mí madre fuiste una guía fabulosa, ya que le ibas diciendo lo que tenía que hacer conmigo ya que mi nivel de cabeza era demasiado alto con arreglo a los demás aunque de físico era un pato mareado.

Ahora voy a aprovechar para hacer una aclaración sobre algo que ha salido publicado y que está muy mal escrito. Marta se puso en contacto con Carmen ALBERDI y no SALABERRI para que nos enseñaría a hacer y manejar los Telares ya que en aquellos años se pusieron de moda, (yo con todo el respeto que me merece, me gustaban más las otras). Ese año hicimos varias y con mucho miedo de no venderlas las expusimos y se vendieron muy bien e incluso tuvieron que recoger encargo. Pasados los años cogió el relevo Carmen Moreno (Esposa de Felipe Ibarrola) la persona que está ahora no lo sé.

Marta te hacías respetar por todos pero sin alzar la voz y eso no lo sabe hacer cualquiera. Hubo compañeros que les guiaste a lo largo de su vida ya que para ellos figurabas como la madre que nunca tuvieron. Te has ido silenciosamente sabedora de que has hecho o hiciste una maravillosa labor tanto con los padres como con los hijos.

Pero sobre todo procurabas elegir al profesor o profesora, les pedias respeto, mucha paciencia y cariño que era lo que yo recibí de ti, eso yo creo que en el mundo de la discapacidad es lo más importante.

Te quise, Te quiero, y te querré porque supiste luchar y vencer durante unos años en los que el mundo de la discapacidad intelectual era un mundo desconocido y un tabú del cual tú rompiste con todo y saliste triunfadora.

Hacía mucho tiempo que tenía ganas de escribir sobre ti ya que creo que te lo mereces por tu maravillosa labor y yo y mi familia siempre te estaremos eternamente agradecidos por todo. Un abrazo y un montón de besos.

JULIA LARRAURI Y FAMILIA

Añade un comentario

requerido*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR