ECOS DE USUARIOS: MI EXPERIENCIA EN NÁJERA, POR LAURA LAJAS

Apdema; Laura Lajas de hospitalera en Nájera

A pesar de su veteranía como hospitalera, la experiencia vivida por Laura Lajas en el albergue de Nájera ha sido tan intensa y enriquecedora que ya piensa en volver el año que viene. Junto a estas líneas, el relato de los siete días que ha ejercido como voluntaria; donde, además de madrugar y trabajar a tope, ha podido hacer nuevas amistades y conocer otras culturas y formas de ver la vida.

Zorionak, Laura.

MI EXPERIENCIA EN NAJERA

El día 4 a las 7:30h de la mañana me llevó mi padre en coche a Nájera. Llegué a las 8:45h que me estaban esperando los hospitaleros. Me tocó con 3 señores: Antonio Zamora, Mariano y Vladimir.

Sobre las 10h Antonio, Mariano y yo nos fuimos en coche a Logroño a dar una vuelta y pasamos a saludar a Maite que trabaja en la asociación de amigos del Camino de Santiago de ahí. Vimos donde estaban situados los albergues y donde se alojan los peregrinos. Sobre las 12:30 nos fuimos para el albergue. Yo, sobre la 13.15h, me fui a comer con Vladimir al Buen Yantar y los demás hospitaleros comieron en el albergue.

El lunes tuvimos 63 peregrinos y hubo un padre y una hija que cantaban y tocaban la guitarra y tuvimos un buen ambiente; este día yo me hice amiga de dos peregrinos muy majos, uno de Madrid y otro de Argentina.

El Martes 5 me levanté como todos los hospitaleros a las 6:30h de la mañana para despedir a los peregrinos, luego nos pusimos a limpiar. Después de limpiar, desayunamos y nos fuimos a San Millán de la Cogolla a ver el monasterio de Suso (Precioso). Luego nos fuimos para el albergue. A la 13:15 Vladimir y yo nos fuimos a comer al restaurante. Luego fuimos al albergue para atender a los peregrinos, que este día fue muy especial porque unos peregrinos salen en el musical de Los Miserables; hice buenas amistades con ellos (Se llaman Manuel y Judith).

Esa noche cantaron algo y se me pusieron los pelos de punta; porque son unos pedazos de artistas y para las 23h nos fuimos a dormir.

Ese día llenamos el albergue con 90 peregrinos, todo un éxito.

El Miércoles 6 nos levantamos para despedir a los peregrinos y a limpiar. Después de limpiar desayunamos y nos fuimos a Santo Domingo de la Calzada a ver la Catedral y los albergues. Después fuimos para el albergue a guardar las cosas que habíamos comprado. A las 13:15h nos fuimos a comer al restaurante y luego a atender a los peregrinos que llegaban. Para las 16h de la tarde ya teníamos el albergue lleno y tuvimos que llamar a la policía para que nos abriese el polideportivo para que vayan a dormir allí los peregrinos.

El Jueves 7 también como siempre nos levantamos para despedir a los peregrinos y para limpiar el albergue; luego cuando terminamos de limpiar, desayunamos y yo me volví a dormir un rato más y luego nos fuimos al mercadillo de Nájera a comprar fruta y unas aceitunas. Sobre la 13:30 nos fuimos al restaurante a comer.

Este día también llenamos el albergue con 90 peregrinos y hasta alguno tuvo que dormir en el suelo.

El Viernes 8 prácticamente hicimos lo mismo y nos fuimos a dar una vuelta por Nájera y vimos las Iglesias e hicimos la compra. Sobre la 13:15h nos fuimos a comer. A las 14h abrimos el albergue y para las 16h también lleno con 90 peregrinos. Ese día hicimos una cena comunitaria con los peregrinos y estuvimos hasta las 23h hablando.

El sábado 9 nos levantamos más tarde porque el fin de semana no nos toca limpiar porque va una chica a limpiar el albergue. Desayunamos y nos fuimos a Briones a dar una vuelta y a ver la iglesia y queríamos entrar a ver las bodegas Vivanco pero como era caro no entramos. Luego fuimos a unos miradores a sacarnos unas fotos y para el albergue de vuelta. Para la 13.30h llegaron Mariam Murua, Carlos Rueda, Maite Garlito, Ana Arizti, Josu Arizti, Josean Baroja, Aitor Cuesta, Aintzane Aranzabal y Txema. Les preparé un lunch y hacia las 14h nos marchamos a comer. Ellos se fueron a comer un bocata al río y yo me fui al restaurante. Cuando volví al albergue ya teníamos prácticamente el albergue lleno, entonces llamé a estos para ver en qué zona estaban y me fui con ellos al río a echarnos unas risas. Luego les acompañé al bus me di una vuelta y me fui para el albergue.

Para las 22:30 nos fuimos a dormir hasta el día siguiente.

El domingo 10 nos levantamos y nos fuimos a Badaran a las bodegas de David Moreno, nos hicieron una vista guiada e hicimos una cata de vinos; yo le compré a mi padre una botella de vino.

Cuando terminamos nos fuimos para Nájera para el albergue; hacia las 13:30 nos fuimos a comer y al rato aparecieron mis padres que les había reservado para comer.

Después de comer me fui para el albergue a apuntar a los peregrinos hasta que llegaron mis padres al albergue y ya recogí todo y nos marchamos para Vitoria.

Estos días han sido maravillosos con estos hospitaleros tan majos que espero volver a coincidir con ellos otro año en Nájera o Grañón.

La experiencia genial, inolvidable y el año que viene me apuntaré los 15 días porque una semana se hace muy corto y me dio mucha pena porque me hicieron una despedida muy emotiva que no me la esperaba.

LAURA LAJAS.

Añade un comentario

requerido*

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR